Compañero de Viaje

Compañero de Viaje

Recientemente el Game Boy acaba de cumplir sus 25 años de  edad, esto me hace notar cuanto ha pasado el tiempo pues este sistema tiene mi misma edad, aun recuerdo todos esos buenos momentos de pequeño que viví mientras jugaba con mi Game Boy Pocket  y muchos de esos recuerdos me involucran a mi sentado en el auto.

Por alguna extraña razón mientras era pequeño salía rara vez de mi casa por cuenta propia, si llegaba a salir la distancia que recorría era prácticamente a la vuelta de mi casa a la tienda o al puesto de historietas por lo que no hacía falta llevar mi consola a tan corta distancia, tampoco lo llevé mucho a la escuela pues temía que me lo arrebatarán o dañarlo en el viaje, quizás el único momento en que mi Game Boy me acompaño a la escuela fue para jugar Pokémon con mis amigos. Los momentos que se asociaron  con llevar mi portátil en el camino eran las salidas que tenía con mis padres, siempre eran viajes largos pues era recorrer horas en carretera para ir a visitar a mis abuelos que se encontraban fuera de la ciudad.

De pequeño no tenía ninguna preferencia musical por lo que no contaba con música ni un grupo que deseara escuchar durante el viaje, además la radio fallaba en la carretera, la única forma que tenía para hacer ameno el viaje era jugar con mi Game Boy que me había regalado mi papá, me permitía olvidarme de el largo del viaje y antes de que me diera cuenta el viaje no había sido lo suficientemente largo para poder completar mi juego.

Viajar junto a mi consola se volvió tan común para mi que en poco tiempo empecé a perfeccionar mi técnica para poder disfrutar al máximo los viajes, al principio no siempre tenía mis juegos listos para el viaje y en ocasiones debido a eso llegué a viajar con un juego que no me entretenía lo suficiente, así que al poco tiempo empecé a viajar con una maleta que nadie usaba y ahí empecé a guardar mis juegos y mi consola para estar preparado en todo momento. Al poder jugar de manera constante en mis viajes aprendí que las baterías se podían morir en pleno viaje y no hay mayor dolor que tu juego se quedará sin batería en mitad de viaje, el recuerdo de la pantalla de mi Game Boy desvaneciéndose mientras estoy apunto de obtener progreso en mi juego fue un momento que quedó grabado en mi cabeza, empecé a llevar baterías extras para evitar pasar por esos momentos de llevar consola y no poder jugarla.

El Game Boy fue parte importante en mi vida gamer, pues gracias a el empecé a jugar de manera constante y de no ser por este sistema quizás mi pasión por los videojuegos no sería igual, poco a poco empecé a sacar mis portátiles a mas salidas distintas a viajes largos, como ir a hacer el super, viajes escolares, comidas y reuniones familiares cualquier excusa era buena para llevar mi consola a mi lado para disfrutar de el viaje y hasta la fecha mis consolas portátiles me acompañan en los viajes y son parte fundamental en mi fórmula de un buen viaje.

Compañero de Viaje

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s